lunes, 9 de mayo de 2011

Crónicas del Club VII: El Sueño del Rey Rojo

Uno de los momentos más evocadores y me atrevería a decir escalofriantes de "Alicia a través del espejo" es cuando Alicia ve al rey rojo y uno de los Tweedle le dice algo así como: “¿Crees que tú estás viendo al rey rojo soñar o que es el rey rojo el que te está soñando a ti? ¿Qué sucedería si despertara?” Y contesta Alicia: “No me gustaría formar parte del sueño de otra persona. Pero también me dan ganas de despertarlo y ver qué pasa.”  Esta encerrona lógica entre la curiosidad que mueve a la razón y el miedo a la pérdida de la existencia refleja esa incertidumbre con la que han coqueteado los filósofos durante toda la historia (Platón, Descartes) y que ahora los científicos amplían explorando los límites de la biología y la física cuántica (la teoría de cuerdas y la multiplicidad de dimensiones), y con la que fantasean literatos y directores de cine en el contexto de las redes de internet (pienso en Matrix).

Nuestra existencia puede parecer muy evidente, pero si dependemos de nuestros sentidos, de nuestro cerebro, ¿qué garantiza que nuestros órganos no nos engañan? se preguntaba Descartes. ¿Qué nos dice que lo que vemos, olemos y tocamos es lo real? Más aún cuando la ciencia nos habla de muchos planos de materia: unicelular, atómica en lo micro, espacial en lo macro, que responden a reglas físicas diferentes a las que nos encontramos en nuestra cotidianeidad de homínidos racionales. Nuestra existencia es al parecer evidente, (estoy aquí, tengo conciencia de ello) pero sin duda, es relativa: lo que puedo ver, oír, sentir depende de mis circunstancias. En fin, ¿quién nos asegura que no nos está soñando el rey rojo?

Esta fue una de las filosóficas cuestiones que tratamos desde nuestro humilde conocimiento del tema en las sesiones de comentario de "Alicia a través del espejo". Muchas más reflexiones de aquellas reuniones me dejo en el tintero, pero no quiero cerrar este post sin mencionar a los personajes del cuento, que son los que nos ha llevado a jugar a escribir una Alicia 3.0 con nuevos personajes de nuestra invención. Humpty Dumpty y sus dilemas, el quijotesco Caballero Blanco con sus inventos, los frenéticos Tweedle, el absurdo Jabberwocky y muchos más han sido los protagonistas de esta lectura de Alicia.

3 comentarios:

Anatxu dijo...

Madre mía...que pena haberme perdido esto...interesante reunión, esta ¡¡
Gracias por la crónica y por seguir estando en los sueños de otros.
saluditos

Pedro dijo...

Hablando técnicamente, no vemos, ni oímos, ni olemos, ni sentimos nada de nada, simplemente percibimos imágenes, olores, sonidos, etc. y con ellos conformamos nuestra realidad, cada cual la suya, según sus percepciones propias. Es decir, que bien podríamos estar soñando o siendo soñados.... o ambas cosas a la vez.
Me encanta este planteamiento y te agradezco, equilibrista, que lo traigas a colación con el buen oficio que te caracteriza. Una buena prueba de lo que puede dar de sí cualquier lectura.

Raquelilla dijo...

Y es que todo lo maneja y lo procesa nuestro cerebro, que es quien tie toa la culpa de tó... allí es donde hay que buscar las respuestas.