viernes, 19 de noviembre de 2010

Osama y Cometas en el cielo


El primer  libro leído esta temporada, El librero de Kabul, nos ha dado la gratificante oportunidad de visionar dos fabulosas películas, poco conocidas pero no por ello desmerecedoras de las más grandes alabanzas: Osama, de Siddiq Barmak y Cometas en el cielo, de David Benioff, adaptación del libro del mismo nombre y del autor Khaled Hosseini.
Ambas filmaciones nos muestras la terrible realidad en que ha estado sumida (y sigue estándolo) la Afganistán de nuestros días. Aquí les dejo una pequeña sinopsis y un tráiler que seguro les despertará la curiosidad. Por mi parte puedo decirles que me parecieron dos grandes obras de arte altamente recomendables.


 Osama:

-Una familia afgana compuesta por tres mujeres (abuela, madre y nieta) no tienen cómo sobrevivir tras la llegada del régimen talibán al poder, ya que éste no permite la salida de ninguna mujer a la calle sin ir acompañada de un varón ni les permite trabajar fuera de casa. La única solución posible es cortarle el pelo a la niña y que se haga pasar por un niño para poder buscar un trabajo, aun sabiendo que la condena si la descubren es la pena de muerte.

-Es la primera película del afgano Siddiq Barmak, quien hasta el momento sólo había realizado cortometrajes y documentales. Con la llegada del régimen talibán tuvo que exiliarse, pero con el nuevo gobierno fue elegido para dirigir la organización fílmica afgana. "Osama" es la primera película de esta nueva etapa política del país.

LO MEJOR DE LA PELÍCULA:
-La sencillez con la que cuenta una historia simple pero dura, dotando de gran valor a las pequeñas cosas como la trenza plantada en una maceta, el juego de la comba o el dibujo de una niña en la ventana.
-La mirada de la protagonista, que, aun sin ser una actriz profesional (ninguno de los actores lo es), transmite todo el miedo que tiene a ser descubierta y a lo que pueda pasarle.
-El director no se ceba mostrando la crueldad directamente, sino que usa mucho el fuera de campo. La crueldad de las diferentes situaciones está suficientemente clara como para que sea necesario recurrir a su muestra. Valga como ejemplo la escena de la lapidación o el asesinato del fotógrafo extranjero.



Cometas en el cielo:

San Francisco, año 2000. Amir, felizmente casado, recibe ejemplares de su primera novela; tal hecho coincide con una llamada desde Pakistán, lo que despierta recuerdos en parte sepultados, pero nunca olvidados. Corría 1978 y en Kabul, Afganistán, siendo un niño pastún, era amigo de Hassan, a pesar de que éste era de etnia hazara e hijo de Alí, un sirviente de su padre. Ya en esos años había empezado a apuntar su habilidad para imaginar historias, y los dos chicos disfrutaban sobremanera haciendo volar cometas. Pero un hecho traumático va a levantar un muro entre ellos, y el pasar del tiempo, como le previene a Amir su padre, su "Baba", va a pudrir las cosas. La invasión soviética de 1979 obligará a Amir y a su padre a intentar la huida del país, lo que tras varias peripecias conduce a Estados Unidos.

Sentida adaptación de la popular novela homónima de Khaled Hosseini. Curiosamente, aunque la obra original se escribió en inglés, y el guión de David Benioff también, la mayor parte de los diálogos del film son en dari y pastún, en aras del realismo. En esa línea los pasajes afganos resultan creíbles, no estamos ante un título exótico con decorados de cartón piedra y occidentales maquillados. Y las escenas en que se vuelan las cometas resultan excitantes, y ayudan a acometer (¿o habría que decir "acometar"? la dura trama. 


6 comentarios:

Raquelilla dijo...

Mu buen trabajo, Pedro, con imágenes y to, que arte.

Equilibrista dijo...

Estupendo Pedro. Con trailer y todo. Que no pare el blog.

Invitamos a los internautas que naufraguen en nuestra isla y que hayan visto alguna de las pelis, a que comenten sobre ellas.

Pedro dijo...

Las dos películas me parecieron geniales; muy visuales, al estilo oriental, con imágenes bellísimas y otras muy duras, pero basadas en la pura realidad, nada de ficción. Las historias también son preciosas, sobretodo la de Cometas en el cielo, a pesar del cruel escenario en el que se desarrollan.
Recomiendo las dos, seguro que no les defraudarán.

mjtrafalgar dijo...

soís insuperables...me pienso dejar caer los lunes a partir del 2011 cuando me alivie un poco d etrabajo.
Magnífica página...Fita

Raquelilla dijo...

Cuando quieras, Fita, te echamos de menos.

Anatxu dijo...

Que maravilla...esto si que es trabajo a conciencia.
Desde esta red infinita se os agradece el trabajo, porque siempre es un placer contemplarlo.
Que pena no poder estar ahí esos lunes al sol de la palabra.
Un beso a todos y no pareis ¡¡¡