viernes, 22 de julio de 2011

WALL·E


Vamos a ir recordando las películas que hemos visto durante este curso en el Cineclub de Lecturas Libres. Empezamos por WALL·E, una bella fábula espacial, que disfrutamos durante la etapa en que leímos "Alicia". El pequeño robot WALL·E es el único ser superviviente de un planeta desolado por la contaminación, donde parece no existir vida desde hace siglos y la contaminación se ha apoderado de toda la superficie. Por el camino que vamos, parece una profecía de lo que está por venir. WALL·E es un encantador robot muy curioso que vive recogiendo piezas mecánicas y otros "juguetes" que él guarda como pequeños tesoros.Ya desde el principio descubrimos que el pequeño robot tiene emociones y sentimientos. Más tarde le veremos vivir un romance con la unidad EVA que llega de pronto al planeta en una gran nave programada por ordenador que va en busca de vida. Al principio EVA no hace mucho caso a WALL·E (más bien es un peligro para él) pero con el tiempo irá desarrollando una relación nada robótica. Mención especial a cómo estos robots muestran una tremenda variedad de emociones sólo con los ojos y con la voz. Divertida, entrañable y sugerente, esta bella película la disfrutarán tanto niños como mayores. Una reflexión sobre la sociedad hipertecnificada se esconde entre las deliciosas peripecias de estos robots.

1 comentario:

María del Carmen dijo...

EXCELENTE ENTRADA QUE PERMITE ANALIZAR HASTA QUE PUNTO EL SER HUMANO ESTA TECNIFICADO, Y QUE PARTE HA DEJADO DE CREAR EN CADA QUIÉN.

AÚN TENGO AL GRAN CAPACIDAD D E CREAR, SOY CREATIVA EN TODO, Y ME APOYO EN LA TECNOLOGÍA CON LO QUE ME AYUDA A MI EXISTIR Y TRABAJO, PERO TAL NO SE APODERA DE MÍ.

Hoy………….

Paso a dejar mi huella
y dejo en tal decires
Titulados Ser
Y reza así:
“Todos lo decían, todos!
es libre como el viento,
sin imaginar que tenía
dos grandes secretos
guardados en su silencio.
Y el silencio mismo
los ha revelado;
El primero, es:
el viento no es libre,
es prisionero de sí mismo
y de su propio impulso,
que lo mece, lo hamaca,
lo agita , lo aquieta,
lo convierte en ráfaga, en ciclón
o en calma brisa.
Y el segundo:
se es como el viento
cuando se piensa
para ser!”

Dejo mi saludo e invito a visitar mis blogs, dónde te aguardan algunos detalles.

Tuya
Marita
www.panconsusurros.blogspot.com